lunes, 13 de marzo de 2017

Eli Poesía: Por ahora el agua

El agua de la mujer olvidada
detuvo la orina de la tarde
en la orilla del barro del embarazo.
Traspasó la mano del pariente
que vegetado en la infección
 duraba bajo la hondura del arroyo.
Miró la luna copulada
por una corona de tanjarinas
sobre el aceite de la refinería
 advirtiendo la lluvia.

Hervía  la llaga
con una tabla que rescató en el contenedor
para gritar un aullido de negra carbonizado
que decía:este gurí no se queda quieto
porque quiere ver al padre.
  
 El agua de la mujer olvidada
corría un barco de fideo
 en el arco de un narco
que montada hacia la pierna
del servicio social
declaraba que vivía sola
y no tenía trabajo.
Amparada al polifón y a la Tv cable
no le daba tiempo para pensar
por qué moría sumergida
en una alcantarilla de plomo
que en nada se parecía
al agua.